Pietro Gori



Pietro Gori

8 de enero de 1911 , la muerte de Pietro Gori, en el puerto de Portoferraio la isla de Elba (Italia). 
propagandista escritor, poeta, profesor y abogado, defensor y anarquistas se anarquismo. 

Nació Messina (Toscana, Italia) 14 de agosto de 1865. En Livorno, donde su familia se trasladó en 1878, estudió clásico y se unió a la asociación monárquica muy joven donde será expulsado por conducta deshonrosa. Él comenzó a trabajar en un periódico moderado "La Reforma". A mediados de la década de 1880, se matriculó en la Facultad de Derecho de Pisa. Secretario de la Asociación de Estudiantes, en 1888, organizó una conmemoración en honor de Giordano Bruno . En 1889, se convirtió en un abogado con la tesis "La Miseria e lo delitto" (la pobreza y la delincuencia) . Él descubre a lo largo del movimiento anarquista y rápidamente se convirtió en uno de sus militantes más influyentes. Altavoz Eloquant, facilitador y coordinador de grupos anarquistas. En 1889, publicó bajo seudónimo Rigo los textos de sus primeras conferencias " Pensieri Ribelli " (Rebeldes pensamientos), lo que conduce a su detención y juicio, 20 de noviembre de 1889, por el "odio de clases Emoción" . Defendida por un equipo jurídico integrado por profesores y compañeros de clase, fue finalmente absuelto. 

Fue detenido de nuevo 13 de mayo 1890, con 27 otros, como organizadores de la huelga de un día y la manifestación del 1 de mayo . Fue condenado a un año de prisión, que se redujo en apelación a seis meses. Lanzado el 10 de noviembre, se trasladó a Milán como abogado. 4, 5 y 6 de enero de 1891, participó junto a Malatesta , Galleani , Merlino y Cipriani , Capolago el congreso constitutivo de lo efímero " Partito Socialista Anarchico Rivoluzionario ". Se despliega un intenso activismo y participa en agosto de 1891 el Congreso de Milán de los trabajadores italianos. En diciembre, comenzó a publicar el periódico socialista-anarquista "L'amico del popolo" Esta pequeña publicación víctima de la represión sólo tendrá 6 números. A continuación, se publica un conjunto único de números. Durante el año 1891, trabajó para los periódicos: "Sempre Avanti!" Livorno: "Es Grido del operaio" La Spezia "La Plebe" de Florencia, y se ha traducido como "El Manifiesto Comunista" de Marx, Biblioteca Popular y Socialista. Es entonces sujeto a vigilancia policial. 

En abril de 1892, en Milán, dio una conferencia sobre "El socialismo y el socialismo anarquista legalista" criticando fuertemente el socialismo reformista y autoritario. Fue detenido preventivamente antes del 1 de mayo de demostración, fue durante su detención, escribió la letra de la famosa canción "Inno del Primo Maggio del Carmen" . El 14 de agosto de 1892, él participó en Génova Congreso Nacional de Trabajadores y organizaciones socialistas, y lo defienden con Luigi Galleani, las posiciones radicales del anti-parlamentario. Ese mismo año publicó el poema "Alla dell'Avvenire conquista" y Volume 3 "Prigioni e Battaglie" . Es compatible con varios compañeros de Milán, que Caserio es el abogado y anarquista siendo procesado: Paolo Schicci 05 1893, Camillo di Sciullo, en abril de 1894, y otros Galleani en mayo-junio de 1894, en Génova . Él continuó viajando conferenciante en todo el país, y en agosto de 1893, participa en el Congreso Internacional Socialista en Zurich, donde se explusé con Amilcare Cipriani.A principios de 1894, publicó la revista "Lotta social" es inmediatamente capturado por las autoridades. 

Frente a la campaña de prensa lo acusó de Caserio inspirado en su ataque contra el presidente de Francia , y anticipando las leyes electorales anti-anarquista por el Parlamento, que huyó 08 de julio 1894, en Lugano, Suiza. Francia, negó la entrada en su territorio, para evitar que ésta pueda garantizar la defensa de Caserio . El 19 de septiembre 1894 Lugano, está cubierto por una bomba y heridos por las balas. 

En enero de 1895, fue arrestado en Lugano, con 17 refugiados políticos de otro modo, será expulsado de Suiza después de dos semanas en la cárcel, durante el cual él escribió la famosa canción "Addio Lugano bella" . Deportado a Alemania, se trasladó a Bruselas, donde conoció a Reclus , y luego a Amsterdam, donde conoció a Domela Nieuwenhuis . Luego se trasladó a Inglaterra, donde entra en contacto con las figuras princiales del anarquismo internacional. En marzo de 1895, colaboró ​​en "La Antorcha" conferencias y participó en el aniversario de la ciudad Hall en Milton. Luego se embarcó para el Estados Unidos , donde desde hace casi un año, se le dará cientos de conferencias en todo el país. A Paterson, contribuye al nacimiento del periódico " La Questione Social ". El 11 de noviembre 1895, estaba en Chicago para conmemorar los mártires de Haymarket . En julio de 1896, regresó a Londres para participar en calidad de delegado de los sindicatos italianos en América del Norte, el Congreso Internacional Socialista de los Trabajadores (27 julio-1 agosto). Poco después, cayó gravemente enfermo. Hospitalizados, es asistido por Louise Michel . 

En 1896, obtuvo permiso para regresar a Italia, pero con una residencia limitado por orden de Elba. Es retomar el contacto con los anarquistas italianos, y regresó a Milán en abril de 1897, contribuye a la recuperación de las publicaciones anarquistas como " El Agitazione "Ancona y volvió a su trabajo como abogado para defender a los anarquistas con Malatesta ), encargada de la siguiente huelga general contra el aumento pan, 17 y 18 de enero de 1898, en Ancona. La revuelta se extendió a Italia, 07 de mayo , se produjeron disturbios en Milán. El ejército disparó el cañón contra la multitud, matando a cientos de personas. 

La represión es feroz y Pietro Gori se vio obligado a exiliarse de nuevo (fue condenado en ausencia a 12 años de prisión). Marsella, embraque para la Argentina. En Buenos Aires, continuó su activismo y fundó en noviembre de 1898, la revista "criminología moderna." En 1899, realizó una gira de conferencias por varios países de América del Sur. En 1901, participa en el congreso de fundación de los "Trabajadores de la Argentina Federation" (FOA ), que dan lugar a la FORA en 1904 En 1902, con la amnistía, regresó a Italia, y reanudar sus clases. En 1903, en Roma, Luigi Fabbri , fundó la revista anarquista " Es pensiero ". En 1904 viajó de nuevo a Egipto y Palestina. Una intervención quirúrgica para evitar que el Congreso de asistir a la anarquista italiano en Roma en junio de 1907. Tuberculosis, dio su última conferencia en Portoferraio, 14 de noviembre de 1909, en honor de Francisco Ferrer . Después de una intensa vida, "el caballero andante de la anarquía" se apaga al 8 de enero de 1911, a la edad de 46 años, dejando tras de sí una gran obra literaria, a partir de ensayos políticos, el teatro, la criminología, poesía, letras de canciones y conferencias. 

Los funerales fueron durante tres días. 

8 de enero, será para los anarquistas italianos, año tras año, un tiempo de celebración y las marcas año 2011 el centenario de su muerte celebrado como debe ser. "Addio Lugano bella / O terra dolce pia, / Scacciati senza colpa anarchici / Gli vía van / E Partono cantando / Con speranza en el cuor." "Adiós hermoso Lugano / Oh dulce tierra bendita / Explusés sin ser culpable / anarquistas go / Y empiezan a cantar / Con la esperanza en mi corazón. "


La Visita de Pietro Gori a Chile (1901)

 by Magno Espinosa & José Antonio Gutiérrez D.
 http://www.anarkismo.net/article/14210
El siguiente artículo, ha sido transcrito de una importante publicación anarquista de inicios del siglo XX, El Ácrata, dirigida por uno de los fundadores del movimiento libertario criollo, Magno Espinosa. Es una biografía de Pietro Gori, un destacado abogado anarquista italiano que defendió a muchos anarquistas ante las Cortes y quien también publicó varios folletos de propaganda anarquista. Él también se embarcó en varias giras de agitación, organización y propaganda y en una de ellas, desembarcó en tierras chilenas, teniendo una positiva influencia sobre el movimiento que recién comenzaba a organizarse en ese país. La introduccion al artículo, fue utilizada en la Revista Hombre y Sociedad No. 20, de fines del 2006, como introducción a otra biografía de Pietro Gori, aparecido originalmente en Umanita Nova en 1985 y reproducido en el boletín de la librería social Kate Sharpley (Inglaterra, No.19, Junio de 1999). Originalmente, esta biografía sería publicada anexa en la revista; desafortunadamente, problemas de espacio impidieron que apareciera entonces.
Imagen de Pietro Gori con poncho, tomada en Argentina durante su estadía en ese país (1898-1901)
Imagen de Pietro Gori con poncho, tomada en Argentina durante su estadía en ese país (1898-1901)

PIETRO GORI EN CHILE

Entre Abril y Mayo de 1901, Pietro Gori viajó a Chile, junto al pintor italiano Angel Tomassi. Perseguía un doble propósito: por una parte, venía a estudiar las condiciones de las cárceles en Chile y a enterarse del estado de la criminología en este país, y por otra, a dar conferencias sobre la causa anarquista. Los medios de prensa anarquistas de la época hablan entusiastas de la visita de esta prominente figura del anarquismo, profesor de criminología de la Universidad de Buenos Aires, luchador de fama internacional, muchos de cuyos textos circulaban por aquel entonces entre los círculos libertarios.

Llegaron por el sur, pasando por la Patagonia y Tierra del Fuego. Luego arribaron a Coronel (desde donde Gori se contactó por correo con los grupos anarquistas de Santiago, agrupados principalmente en las sociedades en resistencia y en los varios periódicos que circulaban), de ahí pasaron a Talcahuano, donde el “Dr. Gori”, como lo llamaban los periódicos libertarios de la época, daba una conferencia, y de ahí se encaminaban a Valparaíso, donde dio una serie de conferencias. Después fueron a Santiago, en donde dio dos conferencias, que se encuentran detalladas en el periódico anarquista “La Campaña” (“Las Conferencias de Gori”, M. Montenegro, nº14, primera semana de Mayo, 1901): La primera, el Sábado 13 de Abril, en el local de la Sociedad de Artesanos, “repleto de trabajadores, anarquistas en su mayor parte”, la cual se tituló “El presente y el porvenir económico de los trabajadores”. Ésta trató sobre la historia de la opresión y de la explotación, hasta llegar a su moderna forma asalariada, las cuales debían desaparecer del todo tras la Revolución Social. Luego, el Sábado 20 del mismo mes, expuso en el Teatro Lírico, una conferencia sobre “La Guerra y la misión histórica del siglo XX”, la cual era un llamado a combatir los ejércitos y a luchar por la paz entre los pueblos.

Su visita no pasó desapercibida a los medios de prensa burgueses, quienes como es frecuente, iniciaron una campaña de calumnias en contra del “Dr. Gori”. Hecho que es convenientemente denunciado por Tomás Díaz M. en un artículo titulado “El doctor Pedro Gori i sus calumniadores” (El Ácrata, año II, nº4, segunda quincena de Mayo de 1901). En él, hace una enérgica defensa de Gori, en contra de las calumnias lanzadas por el periódico La Lei (10 de Mayo de 1901), quienes intentan vincular a Gori y a Tomassi con un robo de cuadros del salón de Bellas Artes, a la vez que dicen que Gori y su acompañante “sujetos peligrosos afiliados al anarquismo” venían en un viaje de reclutamiento de individuos para hacer atentados en contra de los “soberanos europeos” (!). También ataca a El Mercurio (para que se vea que la vocación de mentiroso de este pasquín burgués tiene una larga historia), el cual el día 11 del mismo mes, atacaba al anarquista italiano. 

La visita de Gori significó un importante hito para los anarquistas criollos y seguro que su presencia en nuestras tierras fue un importante estímulo para los incipientes núcleos libertarios que comenzaban a desarrollarse en el mismo seno de la clase obrera, dándole sus primeras expresiones orgánicas de lucha en las sociedades en resistencia.

Publicamos aquí un artículo escrito por Magno Espinosa para “el Ácrata”, año II, nº3, primera quincena de Abril de 1901. El artículo original está escrito con la ortografía vigente en esos años, la cual fue cambiada a la actual para facilitar su lectura.

José Antonio Gutiérrez D.
2001


PEDRO GORI

Desde hace varios días tenemos la satisfacción de tener entre nosotros al infatigable luchador y propagandista de las ideas libertarias el doctor Pedro Gori, uno de los más ilustrados miembros del foro italiano y argentino, y profesor de criminología de la Universidad de Buenos Aires.

Nació Gori en Messina, isla de Sicilia (Italia) el año 1867. Desciende de una familia aristocrática; su padre, un viejo coronel de artillería, quiso educarlo desde su juventud en la carrera de las armas, lo que contrariaba grandemente el espíritu humanitario, recto y libre del niño estudioso e inteligente.

A los 18 años de edad, Gori, además de colaborar en diversos periódicos y revistas italianas, fundó el valiente periódico Sempre Avanti, que en varias ocasiones fue molestado por la policía.

Poco después dió a luz un magnífico folleto de propaganda revolucionaria, titulado Pensieri Libelli, que le valió una acusación por delito de imprenta. A la defensa del acusado, acudieron los ilustres abogados Muratori, Ferri y Panattoni, los que después de brillantes alocuciones, consiguieron inclinar en favor de Gori el criterio del tribunal. A esta vista había asistido una gran multitud de estudiantes universitarios, entre los cuales Gori gozaba de gran estimación, y gente del pueblo, la que prorrumpió en entusiastas manifestaciones de simpatía al conocer la resolución que absolvía al joven escritor.

Concluídos sus estudios de derecho en la Universidad de Pissa en 1880, presentó su tésis para obtener el título de abogado sobre el tema Miseria y Delito, la que vino a engendrar una verdadera revolución entre los criminalogistas contemporáneos, siendo atacado por los espíritus conservadores y felicitado por los más notables hombres de ciencia de Italia, la patria del derecho.

Titulado que fue doctor en leyes, se dedicó de lleno y con más ardor a la propaganda en favor de la redención de los oprimidos, dando conferencias, colaborando en periódicos y en las principales revistas científicas del mundo, escribiendo folletos y libros entre los que se cuentan Povertá e Delinquenza, Veglie Libertaire, L´Arte Sociale, Sociolojia Anarchica y otras que todavía permanecen inéditas.

Pero la propaganda de Gori no se ha circunscrito al libro, a la tribuna; no, también ha llegado hasta el teatro, y entre los que hasta hoy se han presentado con más éxito y han merecido los honores de la crítica, están los dramas Proximus tuus, Primo Maggio, Senza Patria, L´Ideale, Due Ladri i Gente Onesta, Il 93, I cavallieri de la Morte, que están inéditos. Ha escrito, además, un hermosísimo poema en el que se deja ver la figura del escritor científico y del poeta fino y elegante; este poema se titula Alla conquista dell´avvenire, y fue secuestrado por la autoridad.

En 1890, preparábanse los obreros livorneses para celebrar dignamente la universal fiesta del trabajo, (1º de Mayo) y Gori se había ofrecido para dar una conferencia en dicha fiesta, cuando la autoridad lo hizo arrestar declarándolo uno de los responsables de que las clases trabajadoras en esos días se hubieran declarado para sí el descanso general. Conocida que fue la noticia del arresto de Gori, acudieron a defenderlo sus amigos, ilustres abogados, pero a pesar de las brillantes defensas hechas por defensores y acusado, fue éste condenado a un año de prisión, con todo el cortejo de vigilancia, inhabilitaciones, etc.

Poco faltaba ya a nuestro amigo para cumplir su condena, cuando la Corte de Casación de Roma lo declaró absuelto.

Salido que hubo en libertad, se trasladó a Lugano, donde tomó parte en el Congreso Socialista Anárquico, junto con los más activos propagandistas de las ideas libertarias; tomó parte también en un comicio celebrado en Milán el 11 de Abril de 1891, en que estaban representadas Italia, Francia, España y Rusia, y en la que se afirmaron una vez más las sublimes teorías de la Asociación Internacional de los Trabajadores, que tan buena semilla esparciera en el campo proletario.

Fue representante de varias sociedades obreras en el primer Congreso Obrero celebrado en Milán en Agosto del mismo año 91. En este Congreso planteó con gran fuerza de argumentación y claridad de ideas la norma de conducta que deben seguir los trabajadores en la lucha por su emancipación.

Después Gori empezó una activa propaganda de agitación en toda Italia; fundó con otros compañeros una revista científica titulada “La Lotta Sociale” y el periódico “L´Amico del Popolo” los que desde su aparición fueron objeto de las persecuciones policiales, secuestrando ediciones completas e instruyendo procesos. En uno de éstos se dejó conocer por sus notables cualidades de orador jurídico, en una brillantísima defensa hecha al gerente del periódico, la que duró dos días, valiéndole la absolución del procesado.

En esta gira de propaganda por las provincias de Italia, fue varias veces procesado por sedicioso y revolucionario, siendo siempre absuelto, debido a la inteligencia y energía con que defendía los cargos que se le hacían.

En este tiempo fue cuando defendió en el tribunal de Génova en aquel famoso proceso que se le siguió a Galleani y otros compañeros anárquicos acusados como miembros de una asociación de malhechores; esta defensa, ha sido impresa en forma de folleto y traducida a casi todos los idiomas del mundo.

Poco después tuvo que huír de Italia a causa que el Congreso discutía una ley contra los anarquistas, y con otros compañeros se refugió en Suiza, siendo condenado en ausencia a cinco años de “domicilio coatto”.

Fijó su residencia en Lugano (Suiza) y precisamrente aquí no debía concluír la obra del propagandista; no podía él permanecer impasible ante la encarnizada lucha de clases que entonces se desarrollaba y aún está pendiente; no quiso hacerse reo junto con la burguesía, ante los ojos de la humanidad, así fue que Gori empezó nuevamente a rasgar las tinieblas de la ignorancia con su pluma y su palabra. Siguió con esto una vivísima agitación en ese país; el elemento italiano refugiado ahí secundaba admirablemente la labor de Gori, de manera que en poco tiempo se convirtió Lugano en un verdadero foco de propaganda revolucionaria; la autoridad italiana empezó a mandar espías con el objeto de alterar el orden en esa región, y una noche al retirarse a su casa con varios compañeros, fue atacado a balazos por un espía pagado por la policía italiana. Quizás hubiera sido ultimado, sino es que debido a su serenidad y sangre fría pudo de la misma manera repeler el ataque, de cuyo encuentro, resultó con una herida insignificante.

Los infames propósitos de la tiranía de la “Casa de Saboya” no pararon aquí; siguió con más bríos en su indigna labor, mandando agentes perturbadores, e ideando las hoy trilladas conspiraciones anarquistas, hasta conseguir que el Gobierno de la federal Suiza, expulsara de su territorio al enemigo declarado de la injusticia social.
En Enero del año 1895 salía Gori con 17 honrados y laboriosos trabajadores expulsados del ideal país de la libertad, del que sirve de ejemplo al mundo burgués para engañar a los pueblos copiando sus constituciones y sus leyes comunales, esto es la renombrada Federación Suiza.

Pasaron entonces a Basilea, Strasburgo, Germania y Metz, de donde también fueron expulsados; dirigiéronse en seguida a Bruselas encontrándose allí con el más inteligente de los geógrafos del mundo, el anciano Eliseo Reclus, quien lo presentó a la Universidad de ese país, de donde fue invitado a hacer clase de Sociología Criminal, compromiso que no pudo cumplir a causa de una grave enfermedad que contrajo poco después de haber llegado.

Apenas restablecido, recibió orden de abandonar el territorio. Esta orden fue dictada cediendo a presiones ejercidas por el gobierno italiano, quien a toda costa trataba de sacrificar al valiente sociólogo. 

Expulsado que fue casi de toda Europa, se vio obligado a navegar cerca de dos años, recorriendo la mayor parte del mundo, hasta que pasando por Nueva York fue llamado por los trabajadores e invitado a dar conferencias en los distintos estados de esa Unión. En esta gira recorrió la mayor parte de los Estados Unidos dando, en menos de dos años, 280 conferencias, colaborando además en varios periódicos y revistas yanquis y europeas y dejando, al retirarse, planteada una buena propaganda.

Fue en seguida nombrado representante al Congreso Internacional Obrero celebrado en Londres el año 1896, por varias asociaciones obreras. Una vez terminado el Congreso, proyectaron con Luisa Michel una nueva gira de propaganda por los Estados Unidos, cuando un gravísimo ataque cerebral, debido al exceso de trabajo intelectual, puso en peligro su vida y desbarató tan hermoso como humanitario proyecto.

Apenas repuesto de su enfermedad, pasó a Hamburgo, Berlín y Dresde, de donde también fue expulsado, yéndose en seguida a Austria-Hungría, deteniéndose en Praga, Viena y Budapest, donde nuevamente cayó enfermo a causa de la gran labor de propaganda efectuada en todas estas ciudades.

Habiéndose dictado una amnistía en Italia sobre los sucesos políticos, volvió Gori a Milán, donde abrió su estudio de abogado y empezó nuevamente su labor en defensa de los desheredados.

Allá por el estío del 98, cuando el pueblo milanés aguijoneado por el hambre, se levantó proclamando su derecho a la vida, encontró a Gori siempre firme y decidido en el terreno de la revolución. Cuando la tiranía saboyana ahogó en sangre tan grandioso movimiento, varios de los principales compañeros se vieron obligados a huír de la zaña autoritaria, y entre ellos estaba Gori, que en rebeldía fue condenado a 21 años de presido y domicilio coatto.

Salido de Italia, pasó por Francia, España y Estados unidos y en seguida a la capital argentina, donde abrió su estudio de abogado. Aquí, como en todas partes, inició una gran labor de propaganda, pasando a varias otras provincias y también a Montevideo, dando en varias ocasiones dos conferencias en un día, de dos, tres y cuatro horas cada una.

Abrió en la Universidad de Buenos Aires un curso de criminalogía comparada, que fue clausurada por el gobierno y reabierta nuevamente; es fundador y redactor de “Criminalogía Moderna” primera y única revista que sobre la materia vé la luz en la América. Es además colaborador científico de varias publicaciones bonaerenses, como ser de las importantes revistas “Ciencia Social” y “Caras y Caretas”, y de los periódicos “L´Avvenire”, “La Protesta Humana”, “El Rebelde”, etc., etc.

Actualmente está en Chile, en viaje de estudio, donde además de dar varias conferencias científicas, visitará las cárceles y presidios, para recoger datos para sus libros que sobre Criminalogía y otras materias publicará próximamente.

Pedro Gori es uno de esos talentos privilegiados que honran a la humanidad y a la causa que defienden; es apreciado hasta por sus mismos adversarios políticos, quienes ven en él, no al propagandista revolucionario, sino al filósofo, al científico y al notable orador.

Nosotros saludamos al infatigable luchador de la emancipación humana, al defensor de los hambrientos y oprimidos, al hombre simpático y de bien, al compañero y al amigo, como también a su digno acompañante que viene en excursión artística, el célebre pintor italiano, señor Ángel Tomassi, profesor de la Academia de Bellas Artes de Florencia.



Anarquismo y emigración desde Pietro Gori

            
                                     Utopías y exilios [1]

Fernanda Elisa Bravo Herrera

El anarquismo, a fines del siglo XIX y principios del XX, constituyó un movimiento político, cultural, social e ideológico de gran importancia no solo entre los inmigrantes, especialmente españoles e italianos, sino también en el grupo obrero en general, de fuerte matriz urbana. El vínculo del anarquismo con la inmigración es fundamental, porque la difusión de sus principios encontraron un espacio fértil entre los inmigrantes, a través de las reuniones en los diferentes círculos culturales y de estudios sociales, por ejemplo «Le Case del Popolo», y a través de periódicos que se encargaban de difundir los ideales del anarquismo: igualdad, solidaridad, libertad, rechazo de la autoridad del estado y de la sociedad capitalista. Entre las figuras importantes del anarquismo italiano que participaron en las actividades de difusión ideológica en la Argentina, especialmente en Buenos Aires, se pueden mencionar a Enrico Malatesta –fundador del Círculo de EstudiosSociales y del periódico La Questione Sociale–, a Ettore Mattei –fundador delCírculo Comunista Anárquico, del Sindicato de Obreros Panaderos y del semanario El Socialista. Órgano de los Trabajadores– y a Pietro Gori, abogado criminalista, que se estableció en la Argentina entre 1898 y 1902.

Pietro Gori no solamente se ocupó de la difusión de los principios del anarquismo entre los obreros, sino que ejerció una fuerte influencia sobre otros escritores, por ejemplo en el español Félix B. Basterra, autor de El crepúsculo delos gauchos. Situación de los inmigrantes en Argentina a principios del siglo XX(1903). El mérito y el éxito de Gori se basaron en su capacidad de transformar la imagen violenta del «lumpenproletarier» a través de la afirmación de la corriente no individualista y no violenta. Gori escribió numerosos ensayos y textos teóricos, comentando la situación de los trabajadores, pero también se dedicó a la literatura, a la narrativa y al teatro, y a la creación de canciones políticas. Entre sus obras de teatro más importantes se pueden mencionar Primo Maggio (1896), Proximus tuus(1898), Ideale (1902), Gente Onesta (1905).

Senza patria - escrita en el 1892 y representada siete años más tarde en Buenos Aires – representa el drama de la emigración como única alternativa para los pobres. De este modo, los pobres y marginados pierden hasta el único bien que poseían, la patria,  «costretti a guadagnarsi la vita frustro a frusto, per mantenere i parassiti di tutte le patrie» (Gori, 1976: 361). Esta obra, en su edición publicada por la Libreria Sociologica en Buenos Aires en el 1899, fue dedicada por Gori «ai lavoratori italiani d’America».

La acción se desarrolla el día en el que Giorgio, un viejo garibaldino toscano, y su familia, tienen que emigrar en América, obligados por la pobreza y porque el viejo patriota se siente rechazado por la misma patria por la que luchó. La patria se presenta como una madre malvada e ingrata, no obstante el amor de sus hijos que, más que emigrantes, se sienten exiliados, como si la pena clásica del exilio, poetizada por Ovidio en Tristia, los marcara. El exilio surge, entonces, no solo por causas económicas, sino fundamentalmente por traiciones político-históricas. De este modo, Gori cuestiona, en última instancia, el proyecto de unidad de Italia, y por elipsis, de unidad política de los estados modernos. Tonio, un compadre de Giorgio, sintetiza las injusticias de este modo: «Avete fatto la patria, e i furbi se la mangiano» (Gori, 1976: 363).

La crítica, entonces, se dirige al gobierno y a otras estructuras e instituciones sociales, que comprenden desde la Iglesia, que aterroriza y condena a los humildes y es servil con los poderosos, hasta el pequeño pueblito sumergido en los chismes, desde los usureros que desangran a los trabajadores en dificultades hasta el gobierno que ignora los derechos de los ciudadanos y solo los carga con deberes. Pero la crítica mayor está dirigida a la patria que «rinnega i suoi figli migliori [...] fantasmi lividi sospinti dal bisogno» (Gori, 1976: 375). De este modo, el texto de Gori, a través de la desilusión de los emigrantes, cuestiona el proyecto de unidad de Italia, que no supo ser una buena «madre» para sus hijos, obligados a emigrar, pues una buena madre «deve non solo partorire dei figli, ma anche allevarli amorosamente» (Gori, 1976: 371).

La emigración, no obstante el dolor de los «rechazados», extranjeros de todas las patrias, ofrece, entonces, una solución en la unidad de los obreros, del proletariado, que se transforman así en «patriotas del mundo», de una «nueva patria», sin odios ni fronteras. Se trata, sin dudas, de una «utopía», no solo ideológica sino también en su articulación simbólica del espacio ideal. Más allá de las diferencias ideológicas, tanto la expulsión de la patria como esta utopía están también presentes en la novela de Edmondo De Amicis, Sulloceano (1889), quien, frente a la «miseria errante» de su patria,  se augura una tierra abierta a todos, que florece «di messi e di villaggi sui passi d’un popolo operoso, libero e contento» (De Amicis, 1996: 137) y trata así de superar el dolor del viejo garibaldino que, al dejar su patria, con gran dolor y amargura, «gridò in tuono di sarcasmo: –Viva l’Italia! – e […] mostrava il pugno alla patria» (De Amicis, 1996: 8).


Bibliografía:

Basterra, Félix B., El crepúsculo de los gauchos. Situación de los inmigrantes en Argentina a principios del siglo XX. Córdoba: Buena Vista Editores, 2005.
De Amicis, Edmondo, Sulloceano. Milano: Garzanti, 1996.
Gori, Pietro, Senza patria in Savona, Virgilio E. – Straniero, Michele, Cantidellemigrazione. Milano: Garzanti, 1976, pp. 360 – 389.


Fotografía:
El Dr. Pietro Gori y su secretario, el ingeniero Sunico, los corresponsales de La NaciónLa Prensa La Nueva Provincia, señores Fernández Pierlo y Jalío, el líder de los huelguistas Sr. Ibaldi y los capataces Bianchi, Perbiense y Bilbao. Caras y Caretas, 07/09/1901. 
  

___________________________________________________

[1] Este trabajo sintetiza algunas cuestiones propuestas en el artículo “Anarchismo ed emigrazione in Argentina nella scrittura di Pietro Gori e Maria Luisa Magagnoli”, ponencia presentada en el XXVI Congreso de Lengua y Literatura Italianas de ADILLI “El poder en el lenguaje, en la literatura y en la cultura italiana”. Organizado por la Asociación Docentes e Investigadores de Lengua y Literatura Italianas, el Departamento de Lenguas de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta. Salta, 16-18 de setiembre de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada