Louis Mercier Vega (1914-1977)





El 6 de mayo de 1914, del nacimiento de Charles Cortvrint Bruselas, más conocido bajo el seudónimo de Louis Mercier Vega y Ridel Charles. Argumenta a partir de 16 años en el movimiento anarquista belga. Servicio militar rebelde, se trasladó a París, donde se unió a la Unión anarquista. Diputado al Congreso de esta organización Orleans (julio de 1933), la calidad de sus intervenciones revela su cultura social fuerte. Con Anarchist Youth amigos Comunista, Mercier-Vega es un firme partidario del comunismo libertario y la organización anarquista. Apoya el desarrollo de grupos de plantas, es particularmente activo en la región de París durante las huelgas de junio de 1936 con la ocupación. Desde el anuncio de la revolución española, se fue con Charles Carpentier y co-fundador de la Agrupación Internacional de la lucha Columna Durruti en Aragón. Luego regresó a Francia para llevar a cabo una campaña de información masiva a favor de la España revolucionaria. Profundas diferencias, tanto de organización (grupos de funciones de las plantas) sobre la evaluación de los acontecimientos en España, le llevó a abandonar la Unión anarquista en noviembre de 1937.Finales de 1939, después de tratar de salir de Marsella, Louis Mercier Vega zarpó de Amberes para la Argentina. Se quedó en Chile y gana África, Brazzaville, donde cometió 26 de junio 1942 como voluntario en las Fuerzas Francesas Libres. Desmovilizado en octubre de 1945, se convirtió en editor de la Dauphine Libere (Grenoble).A principios de 1950, Mercier-Vega se une a los Amigos de la Libertad, la rama francesa del Congreso por la Libertad Cultural, una organización de intelectuales antitotalitaria. En 1958, creó la Comisión Internacional vínculo de trabajo (sindicalistas libertarios y revolucionarios de la red en diferentes países). Además de trabajar con la prensa libertaria y la creación de varias revistas tales como revisión (1938), Aportes (revista trilingüe 1966 a 1972), consultas (1974), es autor de numerosos libros. No pedir la muerte en 1973 de quien compartió su vida y su obra desde 1953, Eliane Casserini termina sus días 20 de noviembre 1977 en Collioure (Pirineos Orientales).


Mercier Vega, a la dreta, amb Antonio Giménez, al centre amb un capell, a Siétamo, enquadrats en el Grup Internacional de la Columna Durruti (Fotograma de la pel·lícula "Los Aguiluchos de la FAI")

 Mercier Vega, a la dreta, amb Antonio Giménez, al centre amb un capell
Texte de Charles Ridel alias Louis Mercier Vega

Inglaterra y las revueltas nihilistas:la advertencia de Louis Mercier Vega


Si algo ha sorprendido a mucha gente de las revueltas violentas que se han producido en algunas ciudades de Inglaterra es la ausencia de unos ideales políticos detrás. Los jóvenes que se han sumado a las actividades destructivas no parecen haber enarbolado ninguna bandera doctrinal, ni expresar un deseo, aunque sea poco elaborado, de levantar un tipo de sociedad diferente. ¿Podemos encontrar posibles explicaciones para esta explosión de violencia aparentemente ciega, basada en el saqueo y destrucción de comercios y negocios?.
Como era de esperar, han salido los políticos culpando a las familias de no educar bien a sus hijos, de la falta de valores... Pero pensamos que debemos ir más allá de tales visiones, y si la falta de valores tiene una influencia, ver de donde surge una sociedad sin valores, ni ideales alternativos serios, y quienes la impulsan.
Desde aquí consideramos que este tipo de revueltas, que simplificando y poniendo una etiqueta que quizás no sea muy justa, calificaremos de nihilistas, hunden sus raíces en el tipo ideal de sociedad y ser humano desarrollado por la sociedad de la modernidad progresista, consumista, zoológica y tecnoburocrática. El enorme fomento a todos los niveles de los disvalores, de poner en el centro los bienes materiales, incluyendo más allá de su retórica a los críticos del sistema, y por la izquierda y extrema izquierda en general, unidos en nuestra humilde opinión a dos factores, tales como la crisis económica con el miedo latente a abandonar la sociedad de la opulencia, más ficticia que real, pero dominante en las mentes, y la inexistencias de pensamientos y sociedades alternativas, más allá de los decrépitos restos del socialismo tiránico y sus partidos y sindicatos; ha provocado la primera expresión clara de una revuelta nihilista, vacía, basada en el mero saqueo, que, eso si, no engaña a nadie en sus pretensiones.
Con esto no queremos afirmar que no exista un descontento latente. Sin embargo tenemos la sensación que el descontento latente, lo que busca es poder mantener la llamada sociedad de la opulencia, la sociedad del bienestar material. Es una revuelta descarnadamente materialista, reflejo de esos disvalores fomentados desde hace unos siglos, y de los que ninguna ideología del arco político, del capitalismo al fascismo, de la socialdemocracia al bolchevismo o al liberalismo, han escapado. Pero, como hemos dicho antes, quizá por primera vez en la historia(un quizá dudoso, pues no suele encontrarse nada nuevo bajo el sol), unos amotinados renuncian a usar cualquier discurso político.
Ahora bien, ¿tienen razón aquéllos políticos que culpan a las familias?. Pues no, porque ellos son también causantes de la situación. Es un tópico y nos averguenza caer en ello, pero en el camino que desemboca en la sociedad nihilista, no hay un único culpable. Todos tenemos experiencia vital suficiente para haber escuchado muchas veces la frase de:"preocúpate por ti", "no te compliques la vida"y un largo etcétera, de boca de nuestras familias. Por otra parte, es evidente que al Estado, y a los políticos, no les interesa desarrollar una sociedad de la reflexión, de la libertad, de la autocontención o la no dominación.  Porque lógicamente la sociedad podría plantearse cosas que hoy por hoy no hace.
En cuanto a la Institución central en la defensa de una visión moral, la Iglesia, esta ha perdido toda fuerza como ejemplo moral de conducta. Su ocultamiento, por ejemplo, de los casos de pederastia que se han dado en su interior, anulan su predicamento. 
Y por muy embrutecidos y adormilados que estemos, creemos que todos, en mayor y menor medida comprendemos la hipocesía feroz entre los discursos de políticos, familias, Iglesia y demás. Se habla de valores, pero el éxito, la gloria personal, está en el triunfo económico y laboral. O en el dominio. Y mientras todo permanezca así, los adultos que han contribuido a sostener lo que existe, inculcándolo a sus jóvenes, no pueden dar lecciones de moral.
Todos estos fenómenos son para nosotros las causas profundas del surgimiento de este tipo de levantamientos vacíos, que reflejan una sociedad desesperanzada, que al no tener en el horizonte un ideal de vida diferente, se aferra a la lucha por los bienes materiales, una lucha desesperada y amarga que ni siquiera crea la impresión de haber fracasado por una causa noble, por algo que te ha embargado el espíritu de felicidad, aunque sea por breve tiempo.
Pero siempre hay alguien, mentes despiertas, que años atrás percibieron esta aterradora posibilidad. No queremos acabar sin mencionar a alguien que olfateó lo que podía aparecer. Nos referimos a Louis Mercier Vega. Militante y pensador anarquista, trotamundos creador  de diversas revistas, miliciano impulsor en tierras de España del Grupo Internacional de la Columna Durruti, estudioso de la realidad de América Latina antes de volarse la cabeza, en 1975, porque no quería verse envejecer, perder la lucidez, no poder seguir analizando la realidad. Prefirió adelantarse al fin en un gesto valiente, de hombre libre. Pues bien, Louis, en uno de sus  libros,unos pocos años antes de su suicidio, Anarquismo ayer y Hoy, en su último párrafo escribe un texto sobrecogedor por el fogonazo de lucidez y visión de futuro que pensamos sirve para entender algo de lo que ha sucedido en el Reino Unido:
"Puede ser que la evolución del mundo, acelerada en el ámbito económico por un estado de guerra permanente, por la concentración de los poderes y una tecnología reservada a una minoría de cerebros, haga desvanecer el sueño de una sociedad obrera. Pero entonces, lo que nadie puede alejar es la perspectiva, tan evidente como los éxitos y realizaciones científicas, de que las revueltas se hagan nihilistas".
Desaparecida la idea de una sociedad libre, creemos como Mercier, que llegó la hora de las revueltas nihilistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada