Nicolas Faucier


Después de haber ido a la baja justo después de la orden de movilización y permaneció allí hasta el 25 de septiembre de 1939 - lo suficiente como para que él tome parte en la redacción de la "paz inmediata!" Manifiesto - Nicolas Faucier, el anarco-sindicalista militante honrado con ello el compromiso que había dado , junto con su amigo Louis Lecoin, en su declaración de septiembre de 1938, una declaración enviada al gobernador militar de París: se lee así:
" Sir
Estar informado de que, de acuerdo con mi libertario y puntos de vista pacifistas, no voy a estar respondiendo a la orden de movilización.
Entre las razones que han dictado esta decisión de mi mina, el orgullo del lugar es mi odio de la guerra, los métodos criminales de que, más allá de toda medida exagerada, se han extendido entre la muerte y la destrucción inocuas, amantes de la paz poblaciones.
De hecho, no podría ser parte de estas atrocidades que son causadas únicamente por los intereses en conflicto de los imperialismos rivales, el estrecho cada vez mayor de la que surgen de las contradicciones económicas de un régimen capitalista que está lidiando con una crisis desesperada.
La gran sangría de 1914-1918, que se supone que es la guerra para acabar con todas las guerras, es aún demasiado reciente y sus consecuencias para la clase obrera demasiado doloroso para nosotros ser capaces de olvidar que no hace sino acentuarse entre las naciones rivales los antagonismos mismas que han desencadenado esta nueva catástrofe.
Creo, además, que las condiciones de una paz verdadera y definitiva sólo se puede lograr en un medio en el que las causas fundamentales de estos flagelos se habrá erradicado. Es a esta empresa saludable que he dedicado todo mi tiempo hasta ahora. Y es solo por eso que voy a tolerar más sacrificios.
Mi sentido de la dignidad como hombre y mi conciencia como una orden militante me a negarse a participar en cualquier aspecto que sea, en el mayor delito que puede ser perpetrado contra la humanidad.
Créame, señor Gobernador Militar, que he pensado largo y tendido sobre las posibles consecuencias de esta decisión. Así que es asegurándoles que estoy decidido, pase lo que pase, estar firmes por lo que yo te ofrezco mis saludos. "N. Faucier.
No fue hasta la mañana del 8 de octubre 1939 se arrestó en su casa y llevado a la Orfèvres Quai des en París y desde allí, después de un breve interrogatorio por el vicegobernador, a la prisión de Sante desde donde fue trasladado al mes más tarde a la naval prisión en Lorient, y de allí a la de Cherche-Midi y finalmente al campamento del ejército en Avord (Cher) para su incorporación a las filas. Una vez más se negó una y otra vez que él fue encarcelado y el 14 de marzo de 1940 fue llevado bajo escolta antes de que el tribunal de apelación de París para que su audiencia de apelación contra una sentencia 12 1938 tribunal penal que le había condenado en su ausencia a seis meses de prisión por el delito de "incitación a la desobediencia de los militares a los efectos de la propaganda anarquista", en relación con la declaración de que él y Lecoin había firmado y que fue publicado en Le Libertaire , de 15 de septiembre de 1938.
En resumen, después de una revisión de la sentencia de ese tribunal, el presidente de la corte pidió Faucier la pregunta de siempre: "¿Qué tienes que decir en tu defensa?"
El acusado respondió: "Esto, señor presidente: que los acontecimientos actuales son prueba de lo que estábamos justo en la colocación de la opinión pública en guardia contra el desencadenamiento del conflicto que tiene - ¡ay! - Ahora convertido en una realidad, sobre todo cuando se observa que, dada la terrible medios de destrucción desplegado, esta guerra va a reclamar tantas víctimas entre la población civil, las mujeres y los niños, como entre los combatientes.
Como militante libertario y revolucionario, siempre he luchado en contra de los empresarios y sus cómplices político cuya sed de lucro chispas tales calamidades, y luchó para sustituirlos por una sociedad igualitaria, libre.
Por razones de clase proletaria, he luchado contra el fascismo hitleriano, tal como lo he hecho en contra de la burguesía capitalista francés. Es por eso que hoy me niego a luchar bajo la bandera de esa misma burguesía en su cruzada falso por la democracia contra el fascismo, convencido como estoy de que una vez que se siente a sus intereses amenazados por una nueva ola de la revolución, no dudará en imponer una dictadura de la misma naturaleza que el que ahora aspire a derrocarlo.
Tenga en cuenta, por tanto, que el día en que la gente ha tenido suficiente de esto y se levanta para derrocar a un régimen que se aferra sólo a través de la guerra y la opresión, voy a estar en las primeras filas de los combatientes ".
Tras breve deliberación, el tribunal llevó a esta conclusión: "Teniendo en cuenta que el acusado, en las difíciles circunstancias por las que estamos pasando, tiene el descaro todavía a admitir su actitud anterior, estamos aumentando la frase de seis a dieciocho meses de prisión. "
Al mes siguiente, el 11 de abril de 1940, fue llevado ante el tribunal militar de Orleans por negarse a contestar el borrador. Después de que los cargos fueron leídos, se inspiró para hacer la siguiente declaración (fue interrumpido por el presidente del tribunal, pero fue registrada en el archivo):
" Señores:
Me presento ante ustedes por mi propia voluntad. Podría haber huido y evadió su veredicto. Pero eso me ha parecido ni digno ni coherente con mis convicciones.
Así que aquí estoy en el banquillo incluso los acontecimientos más trágicos que los registros del historial se están elaborando, en un momento en que millones de hombres tienen por una causa ajena, se lanza a una guerra a muerte contra el desencadenamiento de la que han luchado con todas mis fuerzas, con la firme intención de retener mi participación directa o indirecta de esta ignominia que sumirá al mundo de nuevo en la barbarie más monstruosa.
Como militante revolucionario, justo hasta que fue encarcelado, he dedicado la mayor parte de mi actividad para hacer la clase obrera consciente de su papel en la sociedad, que consiste en sustituir la generación de la guerra capitalista des-orden con un régimen económico y social en el que igualdad se han eliminado las semillas de los conflictos sociales o guerras.
Es cierto, si esas condiciones se podría lograr, si la transformación social a la que aspiro era un hecho consumado o en el camino hacia el logro cierto, entonces no habría dudado en poner mis esfuerzos a los de otros combatientes y tomado las armas en defensa de las conquistas revolucionarias en peligro por el enemigo común: el enemigo interno y el enemigo exterior.
Por desgracia, todavía no hemos llegado a esa etapa, y por eso soy de la opinión de que no es para mí para convertirse en el instrumento dócil de alguna facción en la pelea contra otro, a sabiendas de que, independientemente de los pretextos citados en uno u otro lado para ocultar el verdaderos motivos, la guerra no es más que el fruto de las rivalidades imperialistas generados por un régimen capitalista, cuya nociva sistema, fundado en el egoísmo y el hambre a una clase privilegiada con fines de lucro, ya ha estado detrás de las fechorías que dicen tantos.
Según mis cálculos el trabajador francés no tiene motivos para odiar al trabajador alemán, del mismo modo que el segundo tiene que detesto el trabajador polaco. Pero también reconozco, sin embargo, que no participéis de interés o ideología podía atar (los que son tan odiosamente explotados) a la clase que explota o el gobierno que es el instrumento por el cual los oprimidos. Por lo tanto, es sólo a través de mentiras, cuidadosamente destilado por medio de los agentes de la corrupción moderna - la prensa, la radio, el cine - que las que rigen los países beligerantes, lo que allanaría el camino para la "movilización de las conciencias", pueden tener en sus pueblos a aceptar en la guerra.
Lo que es más, ha quedado ampliamente demostrado por ahora que la guerra no resuelve nada, sino todo lo contrario. Por medio de los tratados rapaces que le dan una conclusión y las imposiciones de todo tipo impuesta sobre los países vencidos por los vencedores, que representa la fuente inevitable de conflictos futuros. Éste por lo tanto, al igual que todos sus predecesores, representa un sacrificio inútil de los pueblos, ofreció, una vez más, a los intereses de las oligarquías miserables que el dominio de la competencia mundial.
Debo añadir, aunque fuera por demostrar a mí que es simplemente una cuestión de lucha para derrocar a los regímenes de barro y sangre creados por el hitlerismo y el estalinismo - regímenes que siempre he despreciado y combatido contra - lo que debería todavía se niegan a contemplar su eliminación por medio de una guerra fratricida con otro objeto que destruir una forma de opresión por otra cuya máscara de la democracia abarca los vicios subyacentes mismos.
Así que ahora, señores, ya sabes las razones detrás de mi postura pacifista. Espero su veredicto con la paz de la mente, sensato que he cumplido con mi deber para con la humanidad. Me aferro a la esperanza de que un día los pueblos en el velorio dura hasta el engaño espantoso para siempre practicada contra ellos y que por fin se ha hecho con un régimen que sólo puede sobrevivir por amontonamiento catástrofe en catástrofe.
Sólo entonces los seres humanos ven su camino a una era de felicidad y el trabajo en paz garantizada hacia el bienestar universal ".
El tribunal encontró culpable Faucier y lo condenó a tres años de prisión: en su respuesta, Faucier dijo al tribunal: "Si, como usted dice, es cobardía para mantener la fe en el ideal de la paz y la fraternidad entre los pueblos, como he defendido toda mi vida, entonces me siento orgulloso de ser el cobarde que dicen que soy yo. "
Fue un mes en prisión preventiva en Orléans y luego fue trasladado a la prisión de Poissy, los presos políticos de los cuales fueron trasladados después de la invasión alemana en 1940 a Fontevrault.Faucier cumplido su mandato completo de trabajos forzados allí hasta febrero de 1943, después de lo cual se llevó a cabo ya por los alemanes antes de ser enviado a un campo de trabajo desde el que se las arregló para escapar, evitando así la deportación a los campos nazis.
Fuente: Nicolas Faucier - Pacifisme Antimilitarisme et dans l'entre-deux-guerres (1919-1939) , París, 1983
Traducido por: Paul Sharkey 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada